Sergio-Moya-news

Opinión | Una mejor salud para Chile

Sergio Moya

Presidente Comisión Salud Asociación de Empresas Región de Valparaíso – ASIVA

 

Una de las materias que más ha interesado a la ciudadanía en el último tiempo es el debate en torno a la creación de un sistema nacional único de salud, con cambios en el modelo prestador y asegurador. Un nuevo modelo necesariamente debe apuntar a poner al paciente al centro y garantizar la calidad, continuidad y oportunidad de la atención de salud, sin importar si la persona es cotizante de Fonasa o de Isapre.

 

El acceso a la salud debe ser un eje fundamental para instaurar una mejor salud para Chile. En ese sentido, un sistema público robustecido debe ir unido a una complementariedad con el sector privado de salud. De lo contrario, el futuro sistema heredará el desafío de resolver las listas de espera quirúrgicas que hoy afectan a 300 mil pacientes no-GES, y deberá ser capaz de dar atención a lo que se proyecta serán más de 2.7 millones de personas en espera por una consulta de especialidad.

 

Y es que el aporte que hoy hace la red privada de prestadores de salud es muy significativo: al año brinda más de 25 millones de atenciones (14 millones a pacientes Fonasa); realiza más de 600 mil cirugías y da empleo a más de 210 mil personas. En regiones como la nuestra, la salud privada es un eslabón fundamental para las personas que carecen de acceso a salud por motivos geográficos y así quedó demostrado durante la pandemia, donde el sector aportó el 40% de las camas UCI a nivel país. Además, las clínicas privadas actúan como campo clínico para las carreras de la salud, que sólo en nuestra región ascienden a 28 mil alumnos.

 

Tan importante como el acceso es la libertad de cada persona para elegir dónde usar su cotización y cobertura de salud. La modalidad libre elección quedaría limitada en el nuevo sistema propuesto para los casi 10 millones de personas que hoy sí pueden decidir, de las cuales 6 millones son pacientes Fonasa que optan por el sistema privado bajo la modalidad libre elección. De cambiar a un sistema en que el Estado destine obligatoriamente la cotización al financiamiento del sistema único de salud, quienes hoy escogen acceder a la red privada tendrán que “repagar una nueva cotización”, limitando el acceso a los que puedan contratar seguros complementarios con recursos propios y adicionales a su 7%.

 

En definitiva, cobra especial relevancia la complementariedad público-privada para sumar y no restar capacidades, en beneficio de todos los pacientes. Con visión, compromiso y diálogo constructivo entre todas las partes, podremos avanzar hacia un modelo que logre efectivamente una mejor salud para Chile.

 

(Publicada 31 de agosto 2022 en diario El Mercurio de Valparaíso)

Los días 18 y 19 de abril, integrantes de la Comisión de Tecnología de ASIVA realizó una visita al Data …

Este jueves 18 de abril, tuvo lugar el tradicional Almuerzo de Presidentes de Comisiones 2024, un espacio de camaradería donde …

Clínicas, centros médicos, academia y empresas del sector entregarán diferentes prestaciones de servicios que estarán disponibles para atender a grupos …

En el marco de la sesión de abril, la Comisión de Mujer y Liderazgo de ASIVA sostuvo un encuentro con …